Blog

HISTORIA DE KIRA POR Sara García

Mi primer contacto con SOS Frenchie, se nos acababa de ir una chiquitina con 6 meses porque su corazón estaba muy enfermo, y de repente vi una publicación que necesitaban una familia para que Kira pasará su último mes de vida, pues su corazón también estaba muy enfermo y no la daban más de un mes, Kira fue abandonada en Cádiz y la trajeron a Madrid buscando ayuda para no pasar sus últimos días en una perrera.

 

No pudimos mirar a otro lado y Kira en unos días estaba con nosotros en casa, un colaborador nos la traje en brazos diciéndonos que creía que se iba a morir ya… Así que la pusimos en su camita dejándola tranquila, no quería comer ni beber, ni caricias, ni nada, solo quería paz. Pero a los días Kira levanto la cabeza de su cama y fue a su plato! Comió y bebió agua, así que empezamos a darle la medicación con la comida, de repente descubrió que tenía hermanos, anda! Que descubrimiento, empezó a jugar, y descubrió el patio y el césped! Así que horas y horas tomando el sol y retozando en el césped, y de repente descubrió que hay humanos que no la querían hacer daño! Y empezó a pedir caricias❤️.

Kira empezó a mejorar y a ser feliz, su barrigota se hinchaba de líquido y cada 20 días íbamos a sacarselo para que estuviera más cómoda, y jolines de un mes que la daban y parecía que iba a morirse, a 8 maravillosos meses en los que vivió intensa y felizmente, vaya lo que puede hacer el amor… Una mañana de repente no la encontraba por casa, la encontre en un rincón, lo más lejos de mi posible, la cogí y la traje conmigo al sofa, pero no quería ni mirarme, se fue a su cama, la acompañe. Yo ya sabía lo que venia… Así que solo me quedé con ella acariciándola por última vez… Se fue, se fue en paz y querida y lo más importante feliz. No se cuantos años tenía, ni de qué vida venía, solo sé que fue especial, y que la quise desde que entró hasta que se fue. Gracias SOS Frenchie por ponerla en nuestra vida.

HISTORIA DE FRIDA por Vanessa Londres

Era agosto del 2018, y como habitualmente eche un vistazo a Facebook, en la página de SOS Frenchie ve uno el vídeo de una abuelita en muy malas condiciones, acababa de salir de la perrera de la FORTUNA (Madrid) y estaba en casa de una de sus integrantes (Sara García), mientras buscaban casa de acogida para ella.

Frida parecía la gran olvidada en la perrera,una frenchie viejita, que venía muy muy sucia,con una grandísima infección en el oído medio, los oídos cerrados completamente por la suciedad, sus patitas traseras en las que apenas podía sostenerse y su cuerpo famélico agotado.

Sin pensarlo rápido me ofrecí a acogerla, como un poco loca de los gordos que soy no pude contenerme como en otras ocasiones Frida necesitaba una casita y yo estaba ilusionada en dársela.

Nos íbamos a marchar de vacaciones así que quedé con Sara que a la vuelta de esos días vendría a casa.

Estaba contenta y entusiasmada de poder acogerla,de poder cuidarla, mimarla y de trabajar para que saliera adelante.

Pese que algunos pensaban que era una perrita sin futuro la cual iba a morir o habría que ayudarla a ello.

SOS Frenchie apostó por ella, una abuelita muy muy luchadora con ganas de vivir y de comerse el mundo y el pienso, jajaja,es una tragona.

Recibió varios baños para itar toda la suciedad, esa suciedad y ese olor a perrera,a tristeza,a dejadez….todo eso iba a quedar atrás, llegaba ese olor a esperanza,a vida,a alegría….ese olor nuevo de nueva vida.

Recibió atención veterinaria en la clínica colaboradora de SOS Frenchie, con una estupenda veterinaria que puso todo el empeño en que saliera adelante ya que aparte de todo lo anterior también tenía la cara paralizada por la grave infección de oído.

Manos a la obra que entre todos Frida día tras día remontaba, luchaba, crecía en ella su nuevo yo.

Poco a poco la infección fue desapareciendo gracias al antibiótico, su pelito se veía brillante y sus huesitos iban siendo menos y daban lugar a que sus patitas se sostuvieron.

Al cabo del tiempo Frida fue esterilizada, y se le hizo una limpieza profunda del oído medio, su recuperación dejaba a todos con la boca abierta.

Esa ancianita medio moribunda que salió de la perrera había desaparecido y daba lugar a que toda la lucha y la esperanza habían dado su fruto y hay estaba ella guapísimaaaa, y recuperada,desprendiendo vida,ganas de dejar todo aquel pasado atrás.

Frida se había hecho grande por dentro y por fuera era una nueva abuela, luchadora y fugaz.

Había superado todo lo malo y conseguido sobrevivir,es una perrita que desprende mucha vida,nunca se queda ahí, puede caer una y mil veces pero siempre se levanta.

Es un ejemplo de lucha y superación.

Pasaron los meses,y un día Sara me pregunto si ponían a Frida en adopción o si la queríamos para siempre.

La respuesta fue inmediata Frida ya era parte de nuestra familia, su esfuerzo era nuestro esfuerzo,su aliento por haber salido adelante fue nuestro aliento, no queriamos tuviese más cambios y dónde iba a estar mejor que con nosotros y con sus hermanos perrunos que bien la aceptaron como una más.

La decisión estaba tomada y se lo comunique a Sara.

Frida la abuelita de SOS Frenchie, esa abuelita por la que apenas nadie apostaba había salido adelante y tenía una familia para siempre.

SOS Frenchie nunca miro a otro lado,apostó por ella,no le dieron la espalda y aunque parecía muy difícil ellas la ayudaron desde el principio hasta el final de su recuperación.

De todo esto ha pasado más de un año,aunque lo recuerdo como si fuera ayer y aki sigue Frida feliz muy feliz, disfrutando del sol, de la luz,de la comida (es muy glotoncilla), del cariño, del amor,de lo bueno que le está tocando vivir porque todo lo malo ya pasó.

Dicen que hay perritos especiales y Frida a sus 12 años lo es, una abuelita especial que cuando te mira te hace pensar que uno a de ser valiente y levantarse cuando caiga, que hay que seguir adelante y dejar lo vivido atrás y apostar por una vida nueva.

Quiero dar las gracias a SOS Frenchie, en especial a Sara por confiarme a Frida y por confiar en mí en darme esa oportunidad que tanto tiempo yo llevaba esperando y que finalmente llegó dándome una enorme ilusión y poniendo a Frida en nuestras vidas.

Frida nos dice Carpe Diem Forever.

Las segundas oportunidades son las mejores oportunidades.

Recientemente habéis conocido la historia de Oliver. Hace unas semanas fue operado de emergencia ya que se había quedado tetrapléjico. Ahora está mejor, está siendo rehabilitado y poco a poco vuelve a tener movilidad. Pero Oliver no ha sido el único que ha pasado por esto, Popeye hace un año tuvo una historia similar y afortunadamente su historia tuvo un final feliz.

Popeye Sos Frenchie Adopciones

 

Y esta es su historia:

¡Buenas tardes! Os dejo aquí la historia de Popeye, el frenchito por el que la asociación apostó al igual que ha hecho con Oliver, y que todos os acordareis de él, para que veáis que ¡con amor, paciencia y ganas todo tiene un final feliz!

¡Ánimo Oliver que tendrás tu hogar definitivo no muy tarde!!!

Esta historia está contada por Lidia Rete, la mamá de Popeye.

La historia de Popeye es el cuento de nunca acabar… Todo empezó con la llamada de una amiga, seguidora de SOS Frenchie, comentándome que habían encontrado a un bulldog francés por Córdoba y que necesitaba casa de acogida, en ese momento pensé ¿Y por qué no quedármelo yo? Y así fue, lo comenté con mis compañeras de piso y en cuestión de dos días ya lo tenía conmigo.

Llegó a mi piso un 24 de febrero del 2014 con una herida en la cabeza que daba miedo verlo. Para mí fue una alegría su llegada, el ver su cara tan guapa y lo bien que se comportaba lo hacía adorable. Los primeros días se le notaba bastante aburrido pero pronto fue acostumbrándose a su temporal vida, digo temporal porque solo lo podía tener de acogida, vivía en un piso compartido y mis compañeras aceptaron tenerlo solo porque serían unas semanas.

Estuvimos juntos un mes y varios días maravillosos hasta que el 4 de abril del 2014 recibí una llamada de una de las chicas de SOS Frenchie diciéndome que habían encontrado una familia dispuesta a adoptar a Popeye. Para mí fue un duro golpe, pensaba que nunca llegaría este momento, ya le quería mucho y deseaba tenerlo conmigo, pero no era el momento.

Al día siguiente vino la familia a recogerlo, aparentemente se les veía entusiasmados con él y eso me tranquilizaba, era una sensación extraña sentía tristeza pero a la vez alegría porque sabía que él iba a estar bien en su nueva casa.

Pasaron casi cuatro semanas sin él, hasta que un buen día volví a recibir otra llamada de SOS Frenchie preguntándome si podía volver hacerme cargo de Popeye que su familia de adopción no podía tenerlo por cuestiones familiares, yo loca de alegría acepté sin pensármelo y en tres días ya lo tenía de nuevo conmigo, el reencuentro fue inolvidable recuerdo que no se separaba de mí, con su nariz chata pegada a mi pantalón.

Pasaron varias semanas, y una tarde de domingo sin esperarlo Popeye sufrió un ataque, lo llevamos de urgencia al veterinario y allí nos confirmaron que había sufrido un ataque de epilepsia, me recetaron medicamentos por si le volvía a pasar poder controlarle el ataque. Esto empezó a preocuparme, pero casi que no nos dió tiempo a llevarlo a una revisión cuando a la semana siguiente volvió a sufrir otro.

Una noche sentí como de repente empezó a moverse y achocarse con todos los muebles de la habitación, me desperté y le administré un enema con el fin de controlarle el fuerte ataque. Esto ocurrió a las 6:00 am, Popeye pasó el ataque pero no se levantaba, algo iba mal habían pasado casi cuatro horas y lo único que movía de su cuerpo era la cabeza. Desesperados, lo volvimos a llevar al veterinario en brazos y allí quedó ingresado en observación, al día siguiente nos comunicaron que durante el ataque su columna sufrió daños y que tendría que verlo un equipo más profesional para realizarle una resonancia.

Después de comunicárselo a SOS Frenchie lo trasladamos a una clínica veterinaria, donde allí después de las pruebas correspondientes, nos dijeron que el ataque le había producido una compresión medular quedando Popeye tetrapléjico, la única solución, una operación de dos mil euros con un 60% de probabilidad de que volviera a caminar.

Fueron días muy duros de incertidumbre ya que la vida de Popeye dependía de cada hora que pasaba. SOS Frenchie se puso en acción y gracias a las aportaciones de los seguidores a los que se les debe mucho a día de hoy, Popeye entró en quirófano. Vuelvo a nombrar a los seguidores ya que sin sus aportaciones, apoyos y ánimos a la asociación, todo habría tocado fondo.

Popeye salió bien de la operación, tocaba volver a casa y pude hacerlo gracias a una voluntaria que se ofreció a acompañarme con su coche. En la clínica nos recetaron un montón de medicamentos y nos advirtieron que ya había pasado lo peor pero que aún quedaba mucho camino por recorrer, y así fue día tras día 100% entregada a Popeye, con mucho esfuerzo, constancia y sesiones de rehabilitación, a las que podía ir gracias a la voluntaria que se ofreció a llevarnos, poco a poco volvió a caminar, cada postura nueva y cada pasito eran un milagro.

Llegó el día en ponerlo en adopción, Popeye ya estaba casi recuperado y tenían que buscarle otra familia de adopción, pero esta vez no podía dejarlo ir después de todo lo que habíamos pasado juntos, así que decidí adoptarlo por fin y tenerlo para siempre conmigo. A día de hoy seguimos juntos y cada día que pasa se hace más fuerte y yo estoy más orgullosa de haber dado ese paso de tenerlo conmigo.

Para terminar he de decir que todo esto se ha conseguido por la fuerza y energía que Popeye siempre ha tenido y ahora más que nunca tiene, y por su puesto como antes mencioné a todos los seguidores, a la voluntaria que hacía posible ir a rehabilitación y como no, a la asociación SOS Frenchie.

¿¿Alguien se anima a contarnos su historia??

Si quieres dar una segunda oportunidad a un gordito envía tu cuestionario de pre-adopción que puedes encontrar pinchando en este enlace >>cuestionario de pre-adopción<<. Y ponte en contacto con nosotras para hacérnoslo saber.

Curro adoptado Sos Frenchie

La historia de Ozyl parece que os ha animado a compartir vuestras experiencias. Esta vez Cristina nos compartió desde la fan page de la Asociación, su historia con Curro, o Currete como le llama ella. Sin más os dejamos con ella…

Curro adoptado Sos Frenchie

La experiencia de adoptar a curro, fue muy rápida. Desde que me fije en él y lo tuve en casa paso muy poco tiempo. Currete llegó a casa el mes de agosto y enseguida sentí que se quedaba con nosotros. Según me dijeron era un perro que no había tenido suerte, había pasado por varias casas hasta que la Asociación lo puso en mi camino. Venia delgadito, pero ahora está hecho un torete pesa 17 kg., la leishmania está controlada. Los primeros días, al tener a otra gorda en casa, fueron un poquillo complicados pero enseguida se han hecho inseparables. Las chicas fueron conmigo super atentas, Mariona y Liliana así como su mama de acogida Silvia. Currete da largos paseos, con su amiga Neu, por el campo. Todos los días juegan, duermen juntos, se respetan. Hoy en día no concibo mi vida sin Curro. Desde aquí no me canso de dar las gracias a la Asociación por poner a curro en mi vida. Tiene 7 años pero le encanta jugar, que lo acaricies, te da unos lametones enorrrrmessss!!!! La gente cuando lo ve tienen que saludarlo jajajaj si no ya va él, en fin un amor. Desde aquí invito a todas las personas que sean responsables que estos gordos necesitan otra oportunidad, que son muy agradecidos, que las chicas hacen una labor encomiable, adoptar es una experiencia super gratificante y sobre todo que lo quiero con locura y a mi gordita, mimada y consentida también.

¡Viva SOS Frenchie!

¡Que este año se produzcan más adopciones y que todos los gordos tengan una familia que les quiera!

 ¿Quieres ser el protagonista de una historia parecida? ANÍMATE y ADOPTA, estamos seguras que un gordito o gordita está esperando por tí.

Ozyl adoptado en Sos Frenchie, una sorpresa de la vida.

Los días de fiesta han acabado y nosotras retomamos la rutina de trabajo. Hemos de confesar que el trabajo de Sos Frenchie no paró, bajo de ritmo, sí, pero no paró. Tuvimos que decir «no» a algunos casos que surgieron y con todo el dolor de nuestra alma. No eramos capaces de hacernos cargo de ellos.

Como ya sabréis, no tenemos subvención de nadie, salvo de vosotros con vuestras donaciones, apadrinamientos, socios, compras solidarias, casas de acogida y el trabajo de nuestras voluntarias (casi todas somos mujeres). Así que los escasos recursos que tenemos los administramos de la mejor manera posible para atender a la mayor cantidad de «gordos» posibles.

Pero todo ese esfuerzo lo sentimos recompensado cuando recibimos noticias de nuestros adoptantes y nos comparten sus experiencias de adopción. Esas historias que nos emocionan y nos llenan de energía para continuar con el día a día.

Hace unos días recibimos de Melody, unas palabras en las que expresaba el amor que Ozyl logró despertar en ella y toda su familia.


Aquí tenéis las mañanas de OZYL.

Mañana hace un mes que está con nosotros y quería dedicarle unas palabras.

Cuando conocí su caso me conmovió y pensé … se merece pasar lo que le quede de vida siendo feliz. Mucha gente no nos apoyó y dijeron que sería un problema, que perros viejos ya no cambian, que nos arrepentiríamos y sería un » lastre «, a todos ellos les digo … volvería a pasar 5 horas en la carretera por él. ¡Porque para mí y los de casa es uno mas!

Os animo a dar una oportunidad a uno de esos «gordos»… Me alegro que nuestros caminos se cruzaran y espero disfrutar de él todo el tiempo posible.

Te quiero gordo.

Como siempre os invitamos a colaborar con estos amores perrunos, tenéis muchas maneras de hacerlo; adoptando, siendo casa de acogida, donando, apadrinando, realizando una compra solidaria, etc, etc.

¿Os animáis a contar vuestra historia de amor perruna?

 

 

Dover felizmente adoptado

Como muchos de nuestros frenchies desconocemos lo que vivieron antes de llegar a la Asociación. Pero les queremos y atendemos tanto como podemos. Buscar familias definitivas para ellos es solo una manera de demostrarles nuestro amor. Y para nosotras no hay mayor recompensa que un adoptante compartiendo su historia.

Esta vez Ana se ha animado y nos ha compartido su experiencia con Dover.

DOVER

Buenas Tardes,
Os mando una foto de Dover (antes Caramelo) que hoy cumple 3 años, llego a nuestras vidas hace poco más de 3 meses, no os negaré que las primeras semanas fueron complicadas, ya que él tiene mucho miedo, no esta sociabilizado y cuando oye a un perro ladrar le da pánico. Con Tara, nuestra perra, no fue mucho mejor ya que ella no entendía que hacia aquel intruso en su casa. Se pegaron en varias ocasiones, pero después de este tiempo y siendo firmes con ellos han avanzado mucho. Se toleran e incluso comparten el sofá, eso si, uno pegado al lado del otro. Aún no sabe jugar, no entiende que Tara tiene esa obsesión por su pelota, ni entiende porque corre tras ella, pero ya sabe perseguir a Tara jugando e incluso también la quiere comer el jamoncillo. Creo que es una de las mejores decisiones que hemos tomado en nuestra vida, aunque no puedo evitar ponerme triste cuando le miro e intento imaginar como fue su vida anterior. Siempre se enciende en mi una lucecita dentro de mi cabeza que me dice, no, mejor no lo pienses, ahora si es feliz y ya no te mira con ojos tristes y poco a poco ya no agacha las orejas cuando le vas a acariciar esperando recibir, en vez de una caricia, un golpe. Ahora si es feliz.

Una vez mas agradeceros que depositarais la suficiente confianza en nosotros como para adoptarlo.

Un beso,

Ana Ramos

Con estas historias no podemos más que sentirnos satisfechas por todo el tiempo que dedicamos a los gordis, porque saber que están en buenos hogares, que superan sus limitaciones y son felices es lo que nos hace seguir. A pesar de las críticas(en su mayoría poco constructivas) de la gente de nuestro propio sector (del mundo animalista).

¿Y vosotros? ¿Os animáis a contar vuestra historia? Si te da reparo solo comparte este post con tus amigos en redes sociales, así también ayudas.

¿Quieres involucrarte más? Tienes estas vías

Madiba se recupera y encuentra familia

Madiba es un frenchie que habíamos catalogado como un caso difícil. Su situación era realmente grave, pero no perdíamos la esperanza que se recuperara de su hidrocefalia.

Puede parecer trillado pero es la realidad, el amor lo puede todo. Ese amor que muchas de nuestras casas de acogida brindan a nuestros gordos hace maravillas y milagros.

Hoy por la mañana nos confirmaron la noticia y no pudimos esperar a contárosla. Seguramente muchos de vosotros la habéis leído en nuestra página de Facebook. Pero como la alegría nos llena el cuerpo queremos volver a compartirosla en nuestro blog.

Este es el mensaje que nos dejo su mamá Nieves Alonso:

Quería compartir con todos vosotros una gran noticia y muy importante para nuestras vidas, Madiba es uno más de la familia.

Lo acogimos el 16 de Marzo para ayudarle llevándole a la mejor especialista en España para tratar su enfermedad: hidrocefalia. Desde el 1º momento que Nuria Tarjuelo tuvo en sus brazos a Madi sabíamos que no podría irse más de nuestro lado, un rayo de luz, alegría y una lección de vida que aprendíamos día a día junto a él.

Todo esto ha sido posible gracias a grandes personas Mariona y Liliana de SOS Frenchie Asociación una magnífica asociación que ayuda, protege y mima a cada uno de los peques y gorditos que consiguen rescatar.

Gracias a las chicas de SOS Frenchie por dejar que Madi crezca a nuestro lado. ¿Cómo conocimos a Madi? Nuri estaba un día mirando los casos de la asociación y observó que nadie se ofrecía en Madrid para ayudar a Madi, rápidamente rellenamos el formulario de acogida, envié mail a Sos Frenchie para poder acoger a Madi y que fuésemos nosotras quien diera apoyo, ayuda y felicidad al pequeño.

 Madi llegó un domingo a las 13:00, era chiquitito, delgadito y pronto una emoción de ternura se apoderó de nuestra alma, era bello, adorable y con una tremenda fuerza, lo notábamos y sabíamos que era un gran campeón.

Madi pasó su primera noche genial, un poco parado al estar en casa. Nos dimos cuenta que se acercaba mucho con Kala, la peque de la casa y que Coco le daba besitos. Los días siguientes llamamos al Centro especialista (destacar la escasa humanidad de lo que se suponen que tienen una profesión por vocación y adoran a los peques).

 La primera visita nos arrojó que Madi pesaba sólo 2 kilos, no andaba muy bien ya que tenía dificultades propias de la enfermedad, no corría, no ladraba y estaba como ausente. Comienza las pruebas para Madi, los resultados no fueron buenos. Tanto Nuria como yo caímos por los primeros resultados, recuerdo que fue una tarde muy difícil el peque estuvo más de 3 horas con pruebas, salió muy desorientado.

 Comienza para nosotras un largo camino, semanas de crisis, cambios de medicación y el peque sigue con incremento de crisis, madrugadas en vela, sin apenas dormir cuidábamos a Madi las 24 horas del día. Nuestro primer susto llegó con una arritmia, corriendo a urgencias e ingreso del peque. Queríamos agradecer el trato, cariño, preocupación y atención dada por el Centro Veterinario Mediterráneo en Madrid.

Tras 1 mes de idas y venidas a urgencias, optamos por medicina natural. Conocimos por casualidad a Montse de Centro Veterinario Integra en Majadahonda, rápido contactamos con ella para preguntar si podría llevar el caso de Madi, respuesta afirmativa y nuevo ciclo para el peque.

Los resultados: más de 3 meses sin crisis, un peso de 4 kilos, el peque está más despierto, curioso, atento, corre, salta, ladra, juega y tiene un carácter de ole!.

Hoy en día Madi está hecho un auténtico campeón, le encanta la playa, echarse siesta en la toalla, dormir en la terraza, andar por la playa, correr por el campo, ladrar a las vacas en la sierra pero lo que más le gusta es comer lomo, chuletones, jamón y pizza.

Anímate a hacer historia. Si, como lees, historia en la vida de estos seres. Se casa de Acogida, Adopta, Apadrina, Dona..

Sos Frenchie lo hizo una vez más, pepita encontró hogar

Desde hace unos meses no os compartimos las historias con final feliz de nuestros peludos. Pero hoy, justo antes que muchos de vosotros os vayáis de puente queremos romper ese letargo.

Esta vez ha sido Maria la mamá de Pepita quien se ha animado a contarnos su experiencia. Sin más preámbulo os dejamos lo que  nos contó.

Pepita_adoptada Sos Frenchie

Hola, soy María, la mamá de Pepita (antes Honey) y quiero contaros nuestra historia.

Un día de esta Navidad y por casualidad me llegó por facebook, el caso de una teckel en un estado lamentable para la pedían ayuda para acogerla, apadrinarla o adoptar.

Me llamó tanto la atención esta perrita y su historia tan horrible que llamé enseguida a la protectora que la anunciaba LASA (La sonrisa animal) de Sevilla, para interesarme por ella y por supuesto preguntar si podía adoptarla o ayudar de alguna manera. En seguida me metí de lleno en el increíble mundo de las adopciones y las acogidas.

 La verdad que siempre había sido amante de los animales y siempre había tenido perro en casa de mis padres. Pero vivía ajena a la realidad que tenemos. No sabía la triste historia de España, los abandonos masivos, la cría indiscriminada, la situación de las perreras, la poca educación y sensibilización que tenemos en general hacía los animales y lo realmente mal que los tratamos o los tratan algunas personas.

Pues estaba yo todavía digiriendo todo ésta triste información y ya teniendo clarísimo que quería adoptar para darle una oportunidad a un animalito indefenso. Cuando Carmina de LASA, una voluntaria maravillosa que trabaja en la protectora, me llamó.

Fue muy sincera conmigo y me comentó que debido a mi situación (tengo dos niñas de 2 y 3 años) no podía ni acoger ni adoptar a la teckel. Esta era una perrita que había sufrido mucho, que no tenía buen carácter y no podía dármela debido principalmente a mis hijas. En cambio, me ofreció una opción increíble. Me habló de SOS Frenchie y  me dijo que hablara con las chicas de SOS Frenchie, con Liliana o con Mariona, que ellas seguro que tenían muchísimos perritos estupendos para que yo pudiera adoptar.  Y Que el bulldog francés era sin lugar a dudas el mejor perro para compartir la vida con niños.

Y dicho y hecho, empecé a bucear en vuestra página web, me hice amiga vuestra a través de Facebook y fui viendo vuestros casos. Cada perrito que anunciabais me lo hubiera quedado. Todos me gustaban, con todos se me saltaban las lagrimas cuando contabais su historia. Y diréis, ¿y por qué no lo hacías? Pues porque tenía un gran obstáculo en mi casa, mi marido no lo veía nada claro. Cuando le plantee el tema de adoptar un perrito no quiso ni oir hablar, ¿una adopción? ¿Con un perro que no sabes de donde viene? ¿Con dos niñas pequeñas? No, ni hablar María. No puede ser. Es imposible. Ahora no, cuando las niñas sean mayores quizás. Ahora no. Es implanteable.

 A pesar de esto que os cuento, yo seguía en mis trece. No me rendía y os seguía por facebook y seguía pensando que podía hacer para salirme con la mía. ¿Cómo podía convencer a mi marido? ¡Y de repente se me ocurrió la solución!

Adopción suena como muy definitivo, pero… ¿ACOGIDA? Es algo temporal y además si no sale bien, si no nos adaptamos o a las niñas se les hace difícil la convivencia, pues no pasa nada. Con este argumento un poco cogido con pinzas, logré medio convencer a mi marido y rápidamente antes de que se arrepintiera, rellené el cuestionario de acogida y llamé a Liliana para ofrecerme como casa de acogida en Madrid.

Liliana me pareció absolutamente encantadora, pero también me dijo la realidad. No iba a ser tan fácil que saliera “un caso” para mí porque con dos niñas tan pequeñas no podían meter a cualquier perrito. Tenían que estar seguros que tenía buen carácter, que había convivido con niños, etc., etc. Y bueno,  pues ahí se quedó la cosa. Yo un poco desanimada, pensando que no me iban a llamar nunca y asimilando que quizás nunca podría adoptar a un perrito. Por lo menos en el corto plazo.

Pero cuál fue mi sorpresa cuando a los 10 días de hablar con Liliana,  ¡recibí una llamada suya! ¡No me lo podía creer que tuviera tanta suerte! Estaba eufórica. Su saludo fue: ¡Hola María, tenemos una perrita para ti y tus hijas! Bueno, no os podéis imaginar la alegría tan grande de ese momento. Y bueno, Liliana me contó la historia de Pepita (antes Honey) y de su hermanito Moon que lo conocéis todos. Tenía que recogerlos al día siguiente por que “su dueña” ya no los podía ni quería tener más. De hecho tenía que ser ya, porque no tenía ni comida para darles esa noche. Pues nada, me lié la manta a la cabeza, organicé todo y un domingo por la tarde me lancé al rescate de estos perritos maravillosos.

Y bueno, la historia de Moon ya os la sabéis. El pobrecito había vivido durante casi dos años, encerrado en un patio, totalmente aislado, nunca lo sacaban a la calle y lo tenían prácticamente olvidado entre sus cacas y su diarrea crónica. Pepita estaba mejor que Moon pero la pobre tenía una otitis horrorosa, estaba prácticamente sorda, con un pelo muy feo y pesaba muy poquito (7 kilos).

Desde el momento que les vi en esa casa me enamore de los dos. Tan indefensos,  mirándome con las orejitas para atrás y sacándome la lengüecita. Pensé, no puede ser,  yo a Pepita me la quedo. No puedo dejar que se vaya, tiene que estar conmigo para siempre. Y así ha sido. Llevo con Pepita desde el mes de marzo y os aseguro que es lo mejor que me ha pasado en la vida. A mi marido que ya sabéis que no quería, tardó en convencerle la propia Pepita, exactamente una semana.

Es un ser absolutamente delicioso, buena, sumisa, super cariñosa. Nunca todavía en cuatro meses la he oído ladrar, quejarse o gruñir. Se porta de cine con mis hijas, juega una barbaridad con ellas y les aguanta estoicamente todo tipo de “perrerías”. Da igual lo que le hagan, que le tiren de la oreja, de la pata, de las dos. Nada, ella siempre encantada la pobrecita.

También deciros que no ha sido todo, todo fácil, cuando me fui con los dos perritos en el coche tenía tanto miedo. ¿Y si no resulta? ¿Y si le hace algún feo a las niñas? ¿Y si? Tenía tantas dudas, tantas inseguridades, pero ella nos lo ha puesto tan fácil. Ha sido increíble como se ha adaptado, ¡ahora ya es un miembro más de mi familia!

 Después de cuatro meses con nosotros, es otra perra. La pobre tenía muchísimas carencias afectivas. Ahora está confiada, va por la casa sin problemas, se puede quedar sola, acaba de terminar también el tratamiento para la otitis y ha sido un éxito. Oye casi perfectamente y tiene las orejitas rosas y preciosas (cuando la recogí estaban enteras negras,  yo pensaba que eran así).  ¡Tiene el pelo súper suave, ha engordado (pesa 8,5kg) y es la perrita más guapa que he visto nunca!

 Ahora ni yo ni mi familia nos podemos imaginar la vida sin Pepita. Si pudierais ver los felices que son mis hijas con ella, como disfrutan y lo que juegan juntas. Es increíble.

Os animo 100% a que viváis la experiencia de adoptar, es tan gratificante. No os lo puedo explicar con palabras lo que se siente. Os resumo que ella, Pepita es puro amor. Nunca se cansa de darnos mil besos a todos, de querer jugar y todo el día está sonriendo. ¿Por qué sabéis que los perros, por lo menos los bulldog francés, sonríen, verdad? Jajaja. Me despido ya, dando las gracias a SOS Frenchie y principalmente a Liliana por confiar en mí y darme la posibilidad de conocer y adoptar a Pepita. Un millón de gracias Liliana,  sin ti no tendría ahora mismo al ángel de la casa.

¡Animaros¡ ¡De verdad! ¡Es lo mejor que hay!

¡NO COMPRES, ADOPTA!

¿Qué os ha parecido? Sin duda es una historia entrañable, ¿verdad?.

¿Quieres vivir una historia así? Apúntate como casa de acogida, envíanos tu formulario de pre-adopción, todo lo puedes hacer desde nuestra página web. No obstante, abajo te pondremos los enlaces a ambos formularios.

Nutro Expertos solidario con Sos Frenchie

Nutro Expertos se especializa en nutrición canina y actualmente está participando en campañas solidarias para que los perros sin hogar puedan tener algo de alegría con Greenies Teenie.

Solo tienes que registrarte en su web sobre salud y bienestar canino y ellos donarán 20 bolsitas de Greenies Teenies a Sos Frenchie. Los Greenies es un premio que ayuda a cuidar la boca y las encías de los gordos.

Para suscribirte puedes visitar a su página web y así ayudarás a nuestros gordos que están sin hogar.

Si eres Fan de nuestro página en Facebook podrás estar al tanto del avance de la campaña.

Ayúdanos y suscribite a Nutro Expertos

Piki y su encuentro con Lupita

La historia de Piki es tan hermosa, que no hemos podido dejar de conmovernos una vez más. Es una historia en la que se vuelve a demostrar que el lazo entre humanos y perros es muy estrecho y que hemos aprendido a comunicarnos para llevar una vida realmente plena.

Conoce su historia.

La llegada de Piki (hija de Chica) a nuestras vidas no fue fácil, para que nos vamos a engañar. No por ella ni por nosotros, Rafa y Maite, sino por nuestra dálmata de 9 años que no entendía qué hacía esa intrusa en su territorio, con lo feliz que ella estaba sola. Lupita había sido nuestra niña mimada y no estaba acostumbrada a tratar con otros perros, y cuando Piki llegó se arrinconó y empezó a temblar y a llorar y no había forma de calmarla.

Nuestra ilusión de salvar a un perro de una vida peor fue derrumbándose al ver a nuestra perrita sufrir. Estuvimos varios días intentando un acercamiento pero Piki, también asustada y desorientada por la nueva situación estaba a la defensiva y tampoco colaboraba mucho, en más de una ocasión intentó morderle.

Y después de pensarlo mucho, y bastante frustrados por la decisión que íbamos a tomar nos pusimos en contacto con SOS FRENCHIE para contarles, que, sintiéndolo mucho, no nos podíamos quedar con Piki, ya que no nos parecía justo hacer sufrir a nuestra perra de esa manera. Ellas lo entendieron perfectamente y empezaron a buscarle otra familia que se pudiera hacer cargo de ella. Así que ya estaba todo arreglado, volveríamos a ser una familia de tres, y por fin descansaríamos de esa tensión, y Piki estaría en nuestro recuerdo como algo que se intentó pero que no pudo ser.

Pero a medida que pasaban las horas, yo miraba a Piki y la pena me ahogaba pensando que se tenía que ir. Esa noche apenas dormí, la miraba tan indefensa durmiendo, tan blanquita, con esas orejonas, me la imaginaba viajando en avión a Barcelona que era, donde se suponía que le habían encontrado una casa de acogida y de nuevo viviendo una situación tensa para ella hasta que se acostumbrara a esa familia. Recuerdo que se levantó varias veces y vino a mi cama llorando, y yo interpreté, o al menos eso es lo que quería pensar en el fondo, que me estaba pidiendo una oportunidad.

Lo primero que aprendimos con Piki es que cuando quieres algo sólo hay que tener de ganas de conseguirlo, buscar soluciones, y no tirar la toalla tan pronto. Así que pedimos ayuda a profesionales y lo primero que nos dijeron es que perdiéramos el miedo, que dejáramos que se acercaran y se conocieran y que poco a poco la convivencia iría llegando. Y efectivamente así fue, pronto empezaron a jugar, compartieron cama y juguetes y la tensión en casa fue desapareciendo.

Ahora Piki es una perra feliz, y que nos hace felices a nosotros, simpática a más no poder y defensora de su familia como ella sola. Su vida podría haber sido tan dura y triste como la de su madre si no hubiera salido de donde estaba, o haber sido feliz en su casa de Barcelona o no, nunca lo sabremos, el caso es que cada vez estamos más contentos de haberle dado esa oportunidad de quedarse, dándonos la oportunidad a nosotros mismos de disfrutar de ella cada día.

¿Qué os ha parecido? ¿Cómo os comunicáis con vuestro/a gordi?

Os animamos a que compartáis vuestra historia enviándonos un correo con una foto de vuestro/a gordito/a al email sosfrenchi@hotmail.com